Blog

Noticias

Raúl Paz: mi filosofía es siempre ir adelante

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Raúl Paz: mi filosofía es siempre ir adelante

Aunque Raúl Paz proyecta una imagen citadina, como si hubiera sido nacido y criado en una urbe moderna, en realidad proviene de un poblado pinareño llamado San Luis.

Desde muy pequeño se empecinó en tocar el violín y en la casa de Cultura del municipio fue «descubierto» a los diez años por un grupo de instructores de arte. Junto a él también captaron a otros muchachos que más tarde se convertirían en grandes artistas como Yeni Valdés, la popular cantante que por años integró los Van Van.

En aquel entonces, Raúl se convirtió en un hombre orquesta: fue locutor de radio, artista de teatro y también comenzó a tocar la guitarra. Tantas aficiones se convirtieron en calmantes para su hiperactividad. Se percató de que su carrera estaría enfocada hacia la música o la actuación, y decidió hacer las pruebas para entrar al Instituto Superior de Arte en La Habana. Para su sorpresa, aprobó las dos materias y terminó matriculando en canto clásico.

«En mi familia nadie es músico, ni están relacionados con eso. Me dieron ese talento y enseguida empecé a convencer a todos que era una larga y ardua tarea, pero lo deseaba hacer. Poco a poco lo fui logrando».

Raúl Paz es uno de los exponentes de lo que se dio en llamar a finales de la década de 1990 como «nueva música latina», una vertiente de creadores caribeños que escapaban de los clichés del son, las playas y el ron como únicos rasgos distintivos de la nación insular.

Su estancia en países como Uruguay, Argentina, Brasil y la más larga de todas, en Francia, ha incorporado diferentes elementos a sus temas.

«Me encanta vivir aquí, que me identifiquen como cubano, pero es innegable que tengo una influencia directa del territorio galo, después de haber vivido casi 20 años en esa nación.

«Allí estudié música clásica. Fue el primer lugar donde se divulgó lo que hacía, donde, por necesitarlo para subsistir, retomé mi vocación de compositor que venía desde que era niño, y todo eso marcó mi carrera y es lo que le da una particularidad».

Aunque ya son ocho los álbumes que integran su discografía, confiesa que hacer música constituye realmente complicado en cualquier lugar, por todo lo que implica.

«Trato de que mi música y mis letras sean universales pero desde el lugar donde estoy. Un disco y una canción son un momento histórico y me gustaría que dentro de muchos años tomen un tema mío y digan: así era como él percibía su realidad en aquel entonces.

«Busco un lenguaje natural que rompa con el de mis antepasados, mucho más sofisticado. Hablo directamente de la Nueva Trova, de una lírica extraordinaria y magnífica, pero que a mi modo de ver no corresponde con la cotidianidad de hoy. Es muy difícil luchar contra la vulgaridad del reggaetón con una lírica rebuscada y por eso debemos encontrar un camino medio en el que cada cual pueda identificarse».

Por tal motivo no hace distinción a la hora de escribir, lo hace para cualquier persona.

«Todas las canciones las hago yo de maneras muy diferentes. A veces comienzo a componer por la música y otras por la letra. Es algo que me apasiona tanto escribir para mí como para otros intérpretes.

«Aunque a veces crear está relacionado con eso que llaman la musa de la inspiración, también es un oficio. En ocasiones lo hago por encargo y han salido también de allí buenas composiciones.

«Ese proceso es un poco inexplicable, es como tener otro yo, algo bien parecido a la locura y muchas veces las ideas aparecen para sorprenderte».

Raúl Paz ha tenido la suerte de conocer, en este largo camino, a mucha gente, y de compartir escena y momentos con muchos artistas internacionales y nacionales. «Si tuviese que citar uno en particular, prefiero recordar al maestro Juan Formell, que me regaño fuertemente una vez por algo que escuchó y no le gustó, y se lo agradezco eternamente».

Paz ha tocado en bares y en sitios en los cuales cualquier intérprete desearía actuar. Ha compartido escena con figuras como Tito Puente, Diego el Cigala, Pasión Vega, Rosario Flores y Manu Chao, entre otros.

«La lectura me apasiona, aunque cada vez tengo menos tiempo de leer. Sin la lectura no podemos ir más allá, es un puente que te hace crecer y conocer el mundo. No tengo escritor preferido, porque resulta difícil escoger uno, pero los cuentos de Julio Cortázar son geniales, Vargas Llosa, Gabriel García Márquez y toda la literatura francesa.

«Con mucha vergüenza debo decir que soy muy poco ducho en los deportes. En cierta escuela primaria jugué pelota, a la mano, pero desgraciadamente, fuera de eso, no mucho más. De fútbol no conozco ningún equipo. Sin embargo, le voy a Pinar del Río en el béisbol, y espero que se recuperen pronto y vuelvan a ganar una Serie Nacional».

Algunos recuerdan a Raúl Paz en su trabajo como actor en el filme Hello, Hemingway, de Fernando Pérez.

«En realidad no soy actor, aunque tuve la oportunidad de actuar en películas, aventuras e incluso obras de teatro. Pero realmente mi gran pasión es la música y respeto mucho la profesión de actor como para tomarla a la ligera. Siempre me dije que cuando llegue  al a la tercera edad volveré a actuar. Así que esperemos un poco».

En Madrid, Berlín, Marruecos, Lima, Barcelona, La Habana o Las Tunas, el también embajador de Buena Voluntad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura busca la empatía con sus espectadores y deja que la energía sea recíproca.

«He vivido muchas cosas, algunas difíciles y otras no tanto, pero mi filosofía es siempre ir adelante.

«Amo la vida, haber nacido en esta época, con sus problemas y todo lo que viene; busco en cada instante la felicidad, la encuentro a veces y con eso es suficiente.

«Tengo dos hijos maravillosos: Roco y Rafael. Intento pasar con ellos todo el tiempo posible. Trato de encontrar un concilio entre trabajo y familia. Sé que lo que hago me ocupa mucho tiempo, pero me esfuerzo por estar presente en sus vidas. Creo que he logrado mantener el equilibrio».

Tomado de: https://www.miradacubana.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba